Boca le pasó por encima y sin despeinarse al Wilstermann con una goleada 4-0 que sirvió para limpiar su cara luego del traspié anterior.

Boca Juniors, que venía de perder ante Atlético Paranaense en Brasil la semana pasada, logró casi asegurar la clasificación a siguiente ronda de copa Libertadores.

Por su parte el Wilstermann navega en el fondo de la tabla sin lograr victoria alguna con tan solo dos puntos.

Boca lo controló todo, posesión, tiempos, pases, oportunidades, todas las facetas de juego y, por supuesto, el marcador con los goles de Reynoso, Benedetto (penal), Zárate y Silva en el 93.