El show debe continuar, y si es el show de Copa Libertadores aún más.

El fútbol venezolano no se detiene a pesar de las circunstancias país que actualmente se sufren en una nación con graves problemas de suministro eléctrico y agua en gran parte de todo su territorio.

Deportivo Lara recibe a Huracán en su feudo, el estadio Metropolitano de Cabudare este miércoles. Para asegurar que el partido se realice a las 8:30pm (hora local), se ha dispuesto de dos generadores de energía.

Según lo que se ha podido conocer estos dos generadores podrían suplir de la electricidad necesaria a una ciudad pequeña casi como el mismo Cabudare, a un vasto de sector de Maracay o a una zona de envergadura similar.

El partido además se jugará a puerta cerrada por la sanción que arrastra el conjunto local. La ironía es tal que en la misma ciudad donde se juega el partido tal vez no pueda verse ni por TV si la electricidad vuelve a caer.

Es un partido que pudo cambiarse de horario y jugarse mas temprano, pero los caprichos de la alta dirigencia de CONMEBOL no lo habrían permitido. Se hicieron las solicitudes para lograrse el cambio pero la respuesta fue la de siempre: la TV tiene la prioridad.

Hoy también se juega en el Estadio Cachamay de Puerto Ordaz Copa Sudamericana y si tomarón previsiones. El partido entre Mineros y Sol de América inicia en plena luz del día (para evitar los apagones).

Queda claro que para la Confederación Sudamericana de Fútbol ambas copas no tienen la misma prioridad notándose cuál es la “consentida”.

Las prioridades en el fútbol venezolano y su dirigencia también parecen tener un objetivo muy distinto y vivir en una realidad bastante alejada a la del resto del país.

La participación del Deportivo Lara en Copa Libertadores le supone un ingreso de 3 millones de dólares.

Nota importante de la Redacción: Update de esta información. 18:45hs (-3GMT)

Profundizando en el trabajo de investigación sobre el tema, asesorados por especialistas en la materia, los generadores que se utilizarán en el Estadio Metropolitano no podrían utilizarse en lo inmediato para Cabudare o algún sector de Barquisimeto.

Se hace una acotación en este sentido para evitar interpretaciones erróneas acerca de la información presentada.

Luego de las consultas técnicas nos aseguran que generadores como los que se requieren para mantener encendido y operativo el Estadio Metropolitano, tendrían la potencia equivalente como para proveer de servicio eléctrico a unas 4.000 viviendas del tipo medio en Cabudare, o incluso más importante a algún hospital que lo requieran.

El tema lo confirmaría la instalación prevista de dos plantas de 500 KVA cada una que  serían las que darán seguridad eléctrica al estadio.

Si bien es cierto que no se pueden conectar y poner operativas en el circuito de una ciudad de forma inmediata, por las adecuaciones a las que se debe acometer, si resulta una ironía que ante la crisis eléctrica se consiguen soluciones rápidas para un partido de fútbol, pudiendo estar Cabudare, por ejemplo, a oscuras, y solo el Estadio con iluminación.

Pudiera darse el caso extremo que, jugándose a puerta cerrada por la sanción que pesa sobre el local, el partido no pueda verlo su fanaticada ni por televisión.