La Copa Sudamericana deparó una gran sorpresa este martes cuando Nacional Potosí puso todo en el terreno pero el Zulia FC solo puso un dramático gol de la victoria en el minuto 90+3.

Potosí disparó 54 veces, 15 de ellas al arco (cuatro en los palos), mientras el Zulia apenas lo intentó seis veces logrando solo dos entre los tres palos, siendo uno de ellos el gol de la victoria.

Pudo el Zulia tumbar la estadística de una posesión casi absoluta de 80% vs 20%, 13 tiros de esquina del local y ninguno del equipo venezolano. Pero con esos números que demuestran lo que sucedió igual los tres puntos se los llevó para defenderlos en la vuelta.

Por Ernesto Vera | Prensa Zulia FC.- ¿Quién dijo que era imposible alcanzar una de las montañas más altas de Sudamérica? Este martes, Zulia Fútbol Club venció (0-1) a Nacional de Potosí en el partido de ida de la primera fase de la Copa Conmebol Sudamericana 2019, en el tercer estadio más alto del mundo, el Víctor Agustín Ugarte de Potosí, y así lograr un más que soñado debut en el segundo torneo más prestigioso del sur del continente, siendo el único equipo venezolano en vencer en los más de cuatro mil metros sobre el nivel del mar del feudo potosino.

El hondureño Brayan Moya se vistió de héroe y acabó con los viejos villanos que merodearon en los más de 50 remates que recibió el equipo más importante de la región zuliana, sin importar las hostiles condiciones del recinto boliviano, en el tercer minuto de reposición del compromiso, marcando su tercer gol como negriazul.

Resistir y contraatacar

El libreto inicial estaba dado: los locales se adueñaron de la esférica en los primeros cinco minutos del partido e iban a colocar muchos hombres en campo de un Zulia FC que se encontró ordenado y con sus líneas bastantes juntas, esperando alguna oportunidad para contragolpear. Y ese chance llegó, al 7’.

Junior Paredes, que con 18 años jugó como si no existiera tal altura, habilitó al espacio a un desmarque le propuso Brayan Moya. El hondureño se embaló a área contraria con pelota dominada, con marca encima, pero su remate de zurda salió un poco cruzado y la pelota se fue rozando el palo.

Fueron unos 30 minutos frenéticos, en los que los de la franja roja atacaron, y mucho, por las bandas, dedicándose a rematar desde lejos y a mandar muchos centros al área. Los negriazules se encontraban allí resistiendo y despejando cada pelota que iba a la 16 con 50, optando por contragolpear usando las cualidades de su dupla de ataque: la potencia de Paredes y la velocidad de Moya.

Cuando los bolivianos lograban pasar el muro negro y azul en el primer tiempo, más allá de un disparo al poste, se empezaron a encontrar con la figura de Leo Morales, quien sacó a quemarropa un disparo de cabeza de Edson Pérez al tiro de esquina. La falta de aire se comenzó a notar, y así finalizó el primer tiempo.

La magia de Moya para toda Bolivia

El complemento arrancó al mismo compás de la primera mitad, pero esta vez, Nacional Potosí saltó a proponer aún más, a adelantar sus líneas, y hasta apostar dejar mano a mano a Junior Paredes y a Brayan Moya con sus centrales. Mientras, el “petrolero” continuaba aguantando los embistes bolivianos.

Después de una ráfaga de remates lejanos y centros colgados del local, al 62’, llegó el mayor susto del partido para Zulia FC, en el que vio estrellar dos disparos consecutivos en los postes. La fortuna, apoyada por un juego limpio zuliana en su retaguardia, en los que no concedió faltas cerca del área, y en los guantes de Leo Morales, jugaba una buena pasada.

La imagen del arquero de 40 años que custodiaba los tres postes negriazules se agigantó con el pasar de los minutos; los otros 10 que defendían y atacaban luchaban en contra de la falta de oxígeno, cansancio y frente a los 11 bolivianos; pero después de llegar al final del partido resistiendo, persistiendo y nunca desistiendo, llegó el premio a un esfuerzo envidiable.

“Escarchados” por La Chinita, en una cabalgata que será recordada en mucho tiempo, José Martínez, que jugó con pulmones de acero, recuperó en campo propio y se lanzó a la contra en un 2 contra 2. Brayan Moya acompañó. Ya casi llegando al área, el “Brujo” asistió al delantero centroamericano y este, sin importar el frío y poco oxígeno en su cerebro, definió a placer de derecha y mandó a guardar el 0-1 a favor de Zulia Fútbol Club en el minuto 90+3 de partido.

Nadie lo podía creer en medio del frío boliviano, excepto la travesía zuliana a la que no le importaron los fantasmas y ningún otro tipo de naturaleza para ganar el partido y lograr una buena ventaja para el partido de vuelta, a jugarse el 16 de abril en el calor de Maracaibo, en el “Pachencho” Romero.

FICHA TÉCNICA

Nacional Potosí (0): Javier Rojas; Walter Rioja (Nelvin Solís, 78’), Luis Torrico, Víctor Galaín, Daniel Mancilla (Miguel Padilla, 46’); Miguel Quiroga, Wilder Salazar, Edson Pérez (Miguel Royón, 71’), Bruno Pascua; Harold Reina y Vladimir Castellón. DT. Alberto Illanes

Suplentes sin jugar: Leonardo Romero, Juan Rioja, Jesús Gallegos, Julio Limachi, Jorge Andía, Luis Pavia, Ronald Cuéllar

Zulia FC (1): Leo Morales; Marco Gómez, Andrés Maldonado, Jerry León, Gabriel Benítez; Evelio Hernández, José Martínez, Frank Feltscher, Abel Casquete (Daniel Rivillo, 82’); Brayan Moya (David Barreto, 90+4) y Junior Paredes (Miguel Celis, 73’). DT. Francesco Stifano

Suplentes sin jugar: Luis Corredor, Johao Martínez

Gol: Brayan Moya, 90 + 3 (ZUL)

Amonestado: Vladimir Castellón, 89’ (POT)

Expulsados: no hubo.

Árbitro: Guillermo Guerrero (Ecuador)

Asistentes: Byron Romero y Luis Vera (Ecuador)

Cuarto árbitro: Roberto Sánchez (Ecuador)

Estadio: Víctor Agustín Ugarte, Potosí, Bolivia

Incidencias: Partido de ida de la primera fase de la Copa Conmebol  Sudamericana.