El Real Madrid saldó un resultado positivo frente al Huesca en el Santiago Bernabeu. Por resultado bien, pero por lo mostrado en la cancha para revisión.

El Huesca, que lucha por no descender pudo no merecer la derrota. Arrancó con un gol a los dos minutos de partido, pero a los 25 Isco consiguió enviar a dentro un balón que quedó danzando casi sobre la línea.

Era el empate y empezaba otro partido. Allí el merengue se tuvo más fe y fue a buscar el partido ante un rival que se cuidaba más que lo que arriesgaba. Con uno solo arriba al Huesca le costaba sumar volumen a su ataque.

El segundo del Madrid llegaría justo tras dos muy buenas oportunidades que el visitante desperdició.

Al 74 Xabier Etxeita logró el empate y ambos se acercaron al minuto 90 pareciendo que sería una repartición de puntos.

Hasta que apareció una genialidad en el área de Benzema, tal vez el mejor del once merengue empotrando un golazo inatrapable para Santamaría que a pesar de los tres goles tuvo una buena actuación individual.