Suárez y Messi, otra vez, llegaron con sus oportunos goles para darle la victoria al Barcelona y quebrar a un Atlético de Madrid que había hecho bien las labores.

Expulsado Diego Costa en una polémica decisión arbitral apenas al minuto 28, parecía que el partido se acababa a favor del local Barcelona.

Luego se conocería, según declaraciones de compañeros de Costa, que la frase soltada al aire “me cago en la puta madre”, no habría sido dirigida al árbitro sino a él mismo por bronca personal.

Sin embargo el Atlético de Madrid supo aguantar el golpe y planteó un partido muy ordenado y apenas parecía que jugaban con uno menos.

Aunque el control de la pelota favorecía al Barca que tenía la iniciativa, el Atlético supo aguantar y también con lo que tenía buscar el arco contrario.

Los minutos pasaban con un comando alterno entre la búsqueda de espacios del local y las contras de los diezmados visitantes.

Pero tanto la gota pega al cántaro, hasta que la rompe. Y llegó Luis Suárez, después de insistir una y otra vez como siempre, tomando un balón al borde del área para colocarlo con un efecto perfecto en la única rendija posible junto a la base del palo contrario.

Oblak, que tuvo un partido muy acertado, no pudo hacer nada con la definición de crack del uruguayo.

Y luego el que no podía dejar de anotarse en la fiesta. Leo Messi, también con un notable partido, tomó el balón  en el área llenando de fintas a los centrales que terminaron en el suelo mientras el colaba la pelota a un espacio donde nadie miraba. Ni el gran Oblak.

Sentencia así la Liga el Barca, el Atlético de Madrid se queda nuevamente fuera de posibilidad (aunque matemáticamente no está cerrado todo), y con eso ahora podrán concentrarse más en lo que viene: Champions y final de Copa del Rey.

Para la anécdota quedó el partido de Antoine Griezmann, pitado durante toda la noche cada vez que tomaba la pelota. El catalán no olvida el desplante a última hora en el verano pasado. Servirá de medición para los que aseguran el Barca lo quiere de nuevo intentar.

El Barcelona sigue en carrera en la búsqueda del triplete.