El Tottenham venció por la mínima al Manchester City en el partido de ida de cuartos de final de la Champions League.

El partido fue para el City como se esperaba, incluso Kun Aguero erró un penal que nadio vio pero que el VAR demostró.

Con ese fallo y el orden del local, llegó el muy buen gol de Son Heung-Min que en una formidable acción individual le pondría rostro al marcador.

Muchas fueron las oportunidades para los de Guardiola de ir adelante, empatar o remontar, pero el fútbol tiene eso. Puedes dominar, pero si no la metes quedas tocado.

Y aunque se pueda considerar que para nada la eliminatoria está cerrada, tomando en cuenta el retorno con un marcador tan ínfimo, la tensión ahora recae aún más que nunca en el teórico favorito que muchos ven en la final.

Mauricio Pochettino le gana el primer duelo a Pep Guardiola, dejando un partido de vuelta apasionante, abierto y que promete sorprender con su resultado.