El central del Real Madrid, Raphaël Varane, se va este verano y así lo ha comunicado a la directiva y cuerpo técnico del conjunto merengue.

Fastidiado desde hace rato por un lado por no contar con los minutos que aspiraría, y por otro incluso al no recibir ningún homenaje por el título del Mundo con Francia, ha decidido marcharse a otros destinos.

Poco le importó el regreso de Zidane como técnico, su principal valedor y quien lo llevó al Madrid a los 18 años.

Esto representa una preocupación para el nuevo proyecto madridista, porque si bien es cierto Militao, el nuevo fichaje confirmado para el verano, podría ser su sustituto, el fondo de armario quedaría muy corto en ese sector.

Y es que la defensa ha sido uno de los problemas de este Madrid sin títulos que disputar en esta temporada. Con un Sergio Ramos que empieza su declive mientras no se le consigue compañero fijo.

Ahora Florentino y Zidane tienen un problema que consistirá, en forzar a Varane a que se quede con unas mejoras sustanciales en dinero y/o minutos, o buscar con urgencias un central de contraste para el Madrid.